Longitud de biela y fuerza ejercida.

   
     Muchos ciclistas siguen apostando por bielas largas, mayores o iguales a 175 mm, en parte porque los fabricantes siguen apostando por esta longitud y/o por la creencia de que con la biela más larga realizamos más potencia.

     The Center of Sport Medicine and Human Performance, Brunel University, Uxbridge (UK), publicó un estudio sobre la longitud de biela y la potencia ejercida, Effect of crank length on joint-specific power during maximal cycling, 

     En este estudio se valoró a 15 ciclistas pedaleando al máximo con bielas de diferente longitud, entre 150 y 190 mm a unas 120 rpm. Se encontró que hubo una ligera diferencia en la resistencia entre usar bielas de 150 mm o 190 mm. Así mismo, demostraron que la longitud de biela no es un determinante importante en la producción de la máxima potencia en el ciclismo.

     Muchos clientes siempre realizan la observación de que a mayor longitud de biela más fuerza hacen para mover el desarrollo. La potencia que vamos a ejercer en el pedaleo, como hemos visto, no va a variar con la longitud de biela, lo que va a cambiar y mucho es la resistencia que vamos a notar en la rodilla y en la cadera cuando ejerzamos la fuerza, por eso siempre se ha dicho que «con bielas más cortas aceleramos más rápido», ya que la resistencia que encontramos es menor.

     Esta resistencia que encontramos con bielas largas, puede ser la causante de dolores en la rodilla, tanto por sobrecargas en el tendón rotuliano, como por estiramiento de las estructuras posteriores de la rodilla, así como de patologías de la articulación femoropatelar (condromalacia).

      Por ejemplo: Si tenemos una bielas de 175 mm y nuestras piernas no son muy largas, podemos encontrarnos con que en el punto muerto superior nuestra rodilla esta trabajando en un ángulo menor de 70 grados entre fémur y tibia provocando un roce articular sumado a una sobrecarga del tendón rotuliano por esa resistencia que vamos a sentir al pedalear. Esto es muy típico que ocurra en bicicletas de carretera que quieren usarlas para triatlón y en bicicletas de traitlon con bielas de 175 mm para tallas pequeñas y medianas.

   

.

Lesiones en el ciclismo. Condromalacia rotuliana. Caso clínico.

     Dos casos seguidos de condromalacia rotuliana por haber ajustado la bicicleta según las medidas antropométricas, supuestamente por un biomecánico.

     Si quereis ajustar la bicicleta según las medidas corporales os puedo decir varias páginas que lo hacen gratuitamente incluso algún excell muy completo y así os ahorrais 80 € o más.

     En ambos casos el ajuste de la bicicleta se había realizado hace unos dos años, lo que significa que han estado todo este tiempo forzando la rodilla produciendo una fricción excesiva entre la rótula y el fémur, debido a que llevaban una altura del sillín que no correspondía a la que necesitaban.

     Esto es debido a que habitualmente no se corresponde la altura del sillín que necesitamos con la fórmula de multiplicar la longitud de la entrepierna por 0,885. Este el comienzo para ajustar la altura del sillín ya que la interacción de las articulaciones del miembro inferior es la que nos determinará la altura adecuada del sillín.

    En estos casos citados se encontró que cuando la biela se encontraba en el punto muerto superior (PMS) el ángulo de la rodilla era de unos 63 grados, presentado unos valores en el PMI de unos 135 grados.

    Si a los 60 grados es cuando mayor impacto hay entre fémur y rótula, imaginaros lo que han debido sufrir esas rodillas a lo largo de dos años a razón de 90 pedaladas por minuto. Si además por contracturas, dimetrías, hipotonías, la rótula se desplaza hacia afuera, algo muy común, lesión asegurada.

    Si padeces una lesión causada por el uso de la bicicleta o si ya tienes una lesión tipo hernia discal, alguna cirugía, etc, acude a tu fisioterapeuta experto en ciclismo y vuelve a disfrutar de la bicicleta.

"Tendinitis" rotuliana en el ciclismo.

     La mal llamada «tendinitis» rotuliana (yo mismo hasta hace poco seguía utilizando este término) hace referencia a un dolor en la cara anterior de la rodilla, en la zona del tendón rotuliano y engloba a muchas estructuras que pueden causar ese dolor y que casi nunca suele ser una patología inflamatoria y sí una patología degenerativa, por eso ya se le llama «tendinosis» rotuliana.

     Dentro de este cuadro de dolor anterior en la rodilla, tenemos muchas estructuras que se pueden ver afectadas por una posición incorrecta en la bicicleta o una anomalía en el movimiento de la pierna al pedalear.
     Estas estructuras que pueden causar dolor anterior de rodilla van desde el propio tendón/ligamento rotuliano, las bolsas serosas, la grasa de hoffa, alerones rotulianos, plicas sinoviales, ligamentos menisco-rotulianos sin olvidarnos de los dolores referidos como puedan ser los trigger points de los vastos o del recto anterior del cuádriceps, patología del plexo lumbar y más concretamente de patologías de la articulación de la cadera.
    Todas estas estructuras anteriormente citadas se van a ver afectadas en un tracking patelar patológico.
    Tres causas principales de dolor en la cara anterior de la rodilla que me suelo encontrar en la consulta.

    La primera es por un sillín demasiado bajo que provoca que cuando la biela se encuentra en el punto muerto superior la rodilla se flexiona por debajo de los 70 grados produciendo una coaptación de la articulación femeropatelar en la que la rótula va a chocar contra la tróclea del fémur desgastando el cartílago.

    La segunda es una rotación de cadera que provoca un mal apoyo en el sillín pudiendo provocar dolor en la rodilla. Esta rotación es muy típica en dismetrías, escoliosis, contracturas de la musculatura pélvica….
     La tercera es por una alteración en la huella plantar o en la biomecánica del pie provocando un aumento de los movimientos laterales de la rodilla. Muy común en dismetrías, falsas piernas cortas, esguinces de tobillo…
   
    Si juntamos dos o las tres causas, lesión segura.
     Otra caso muy curioso de dolor anterior de rodilla puede venir dado por una hipertonía (acortamiento) de los gemelos, de los isquiotibiales y biceps femoral ya que provocan una hipotonía del cuádriceps a lo que se puede asociar una retracción o acortamiento del recto anterior del cuádriceps provocando una coaptación del la articulación femoro-patelar. Este cuadro cursa con dolores anteriores, posteriores e incluso laterales debido al gran acortamiento de la musculatura.
    Resumiendo: los dolores en la cara anterior de la rodilla del ciclista necesitan un estudio minucioso de la movilidad articular, muscular, postural y biomecánico para poder abordar el problema con garantías.