Dismetrías de piernas, rotaciones de cadera y ciclismo.

      Las dismetrías de miembros inferiores son fuente de problemas posturales y dolores articulares debido a las descompesaciones que pueden llegar a producir y en el ciclismo son causa de la mala sedestación en el sillín, provocando la famosa «rotación de cadera».

     Como ejemplos de lo que puede causar una dismetría son: trackings rotulianos deficientes y dolorosos, rotación de cadera, lumbalgias, síndrome del piramidal, contracturas del psoas, glúteos, hipotonías abdominales, etc.

     Cada persona necesita sus «correcciones» ya que cada cuerpo reacciona de manera particular a los estímulos externos que se producen en el ciclismo. Cualquier variación de altura y retroceso del sillín, rotación de calas etc, va a provocar reacciones a lo largo del cuerpo y cada uno reacciona según como estén sus cadenas musculares y articulares.

     Con los estímulos adecuados, la adaptación del cuerpo es muy rápida, llevando a la pelvis a una posición cómoda y estable en el sillín provocando numerosos cambios en la postura global.

     Por este motivo no solo hay que colocar al ciclista en unos parámetros angulares óptimos si no que hay que pautar ejercicios para corregir esos músculos que están débiles o hipertónicos.
   
     Aquí observamos varios ejemplos de rotaciones diferentes de cadera.

     Hay dismetrías que tienen que ser corregidas como en este vídeo ya que producen un apoyo en el sillín muy pobre provocando dolores en espalda, rodillas, etc.

    En otros casos no hay que tocar la dismetría y vemos que conseguimos un apoyo muy estable en el sillín simplemente colocando al ciclista en los parámetros óptimos.

     Los casos más curiosos son cuando se produce una caída hacia el lado de la pierna larga como este caso.

   
     Aquí vemos el resultado de una leve dismetría más rotación de cadera instaurada en esa pierna corta.

   
      Resumiendo: corregir una dismetría es fácil si descubrimos el origen de la misma con lo que se antoja indispensable una valoración articular y muscular en profundidad.

Dismterías, alzas y triatlón.

     Un nuevo caso de biomecánica del ciclismo.

     Un cliente que tras un accidente de tráfico presenta un fémur cinco centímetros más corto que el derecho y una parálisis del plexo braquial y del hemidiafragma derecho.

     Venía a consulta para intentar mejorar la postura ya que iba a comenzar con pruebas de larga distancia.

     Presentaba un dolor al pedalear exquisito en la cola del quinto metatarsiano del pie de la pierna corta.

     Tras la anamnesis donde me cuenta el trabajo realizado por los cirujanos en la rodilla acomodando y cambiando las inserciones musculares de los músculos vastos, externo e interno, procedemos al examen postural.
     La dismetría medida era de cuatro centímetros por compensaciones del sistema músculoesquelético había conseguido alargar un centímetro.

     En el estudio biomecámico sobre la bicicleta, lógicamente, la pelvis basculaba en exceso hacia esa pierna corta, el ciclista había puesto un alza casero tratando de mejorar de unos 6 mms. 
     Al bascular al lado derecho estaba provocando un exceso de presión en el quinto meta.
     Cómo siempre un buen sillín, acorde a las necesidades de la pelvis del ciclista y el menor alza posible consiguieron una pelvis estable.
     En este caso el alza fue de 9 mms.

     Una vez más se pone de manifiesto la necesidad de estudiar a fondo la interacción del cuerpo con los elementos de la bicicleta ya que no sólo se corrige una dismetría con la puesta de alzas, hay que realizar un ajuste gravitacional del ciclista para observar que ocurre en el cuerpo.

Consecuencias de mala praxis: rotación de cadera y tracking rotuliano patológico.

     Nuevo caso clínico de biomecanica del ciclismo.
     Este cliente viene rebotado de otro «biomecanico» al que acudió por un dolor en el cuádriceps izquierdo que aparecía al forzar la pedalada en cambios de ritmo, puertos, etc.

     Cabe destacar que en su vida diaria comenzó también ese dolor si caminaba rápido, en subidas o bajadas.

     El cliente sigue presentando ese dolor que aunque al principio mejoró ha vuelto como al principio.
     Al observar las zapatillas vemos un alza de 6 mm en la cala derecha y una cuña en cada lado.
     El sigue notando como cae al lado izquierdo cada vez que aumenta la fuerza.

En el examen postural se aprecia cláramente un hombro más alto que otro y con un test de Adams positivo viendo en decúbito supino una dismetría de piernas, siendo la pierna izquierda la corta.

Una vez subido en la bicicleta observamos que va caído hacia la pierna larga, donde curiosamente lleva el alza de 6 mm.

Al estudiar el torque vemos una descompensación en fuerza, un empuje deficiente y un tracking patológico.

     En esta imagen observamos la descompensación en cuanto a fuerza así como el tipo de empuje que estaba realizando donde apenas utilizaba los cuádriceps.

    El tracking rotuliano se ve claramente afectado al provocar una mayor rotación de cadera al haber puesto el alza en esa pierna derecha.

     Al finalizar los ajustes y los consejos pertinentes conseguimos unos resultados esperanzadores y un feedback del cliente sintiendo esa simetría en el pedaleo y una disminución del dolor.

 Como siempre, cuando tengamos la confirmación de la dismetría a través de la telemetría realizaremos los ajustes finales, por ahora hubo un equilibrio en cuanto a la fuerza ejercida por cada pierna y un reclutamiento mayor de los cuádriceps en el pedaleo.