Dismterías, alzas y triatlón.

     Un nuevo caso de biomecánica del ciclismo.

     Un cliente que tras un accidente de tráfico presenta un fémur cinco centímetros más corto que el derecho y una parálisis del plexo braquial y del hemidiafragma derecho.

     Venía a consulta para intentar mejorar la postura ya que iba a comenzar con pruebas de larga distancia.

     Presentaba un dolor al pedalear exquisito en la cola del quinto metatarsiano del pie de la pierna corta.

     Tras la anamnesis donde me cuenta el trabajo realizado por los cirujanos en la rodilla acomodando y cambiando las inserciones musculares de los músculos vastos, externo e interno, procedemos al examen postural.
     La dismetría medida era de cuatro centímetros por compensaciones del sistema músculoesquelético había conseguido alargar un centímetro.

     En el estudio biomecámico sobre la bicicleta, lógicamente, la pelvis basculaba en exceso hacia esa pierna corta, el ciclista había puesto un alza casero tratando de mejorar de unos 6 mms. 
     Al bascular al lado derecho estaba provocando un exceso de presión en el quinto meta.
     Cómo siempre un buen sillín, acorde a las necesidades de la pelvis del ciclista y el menor alza posible consiguieron una pelvis estable.
     En este caso el alza fue de 9 mms.

     Una vez más se pone de manifiesto la necesidad de estudiar a fondo la interacción del cuerpo con los elementos de la bicicleta ya que no sólo se corrige una dismetría con la puesta de alzas, hay que realizar un ajuste gravitacional del ciclista para observar que ocurre en el cuerpo.

La importancia del tipo y talla del sillín.

     Aquí tenemos un claro ejemplo de la necesidad de tener un sillín adecuado a las características de cada ciclista.

     Este caso además es reseñable ya que el cliente tiene una dismetría de miembros inferiores de más de 5 mm que no ha hecho falta corregir.

     En este caso el cliente venia con un sillín marca essax de 130 mm de ancho.

     Al observar al cliente me llamó mucho la atención la hipermovilidad reaccional que existía en la pelvis.
     Cambiamos el sillín por un selle italia 145 mm de ancho.
   

     La valoración subjetiva del cliente fue la típica en estos casos: «ahora si que noto los huesos apoyados».
     La valoración objetiva la vemos en el vídeo. Se consiguió fijar las caderas y aumentar la potencia de pedaleo.